¿Qué es el síndrome de Asperger y cómo detectarlo?

El síndrome de Asperger (SA) forma parte de los trastornos del espectro autista, una serie de trastornos del desarrollo que incluyen tanto el autismo como otros trastornos de características similares. Fue descrito por primera vez en 1943 por Hans Asperger.

Los niños con síndrome de Asperger comparten muchos síntomas con los que padecen un “autismo de alto funcionamiento” y se presenta mayormente en varones que en mujeres; la causa de esto aún no se ha determinado. La persona con SA se diferencia del resto del espectro autista al no tener retraso en el desarrollo del lenguaje ni retardo.

Un niño con SA se desarrolla, en la mayoría de los casos, como cualquier otro: aprende a moverse, a caminar y a hablar a tiempos adecuados. Por ello es que se detecta el síndrome en el momento en que el pequeño debe empezar a relacionarse con sus pares.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome de Asperger?

Si bien no hay una causa al 100% comprobada de porqué se presenta el SA en los niños, sí existen ciertos factores que nos ayudan a pensar que algo no anda bien:

  • Dificultad para socializar y relacionarse con los demás.
  • Dificultad para realizar ciertos movimientos (por ejemplo: corre de forma diferente).
  • Actitudes repetitivas y rutinarias (por ejemplo: tiene que guardar los juguetes siempre antes de dormir).
  • No entiende el sarcasmo. Es 100% literal.
  • No comprende los movimientos corporales ni las expresiones faciales.
  • Tiene “tics” (por ejemplo: se obsesiona con llevar solo cierto color de ropa).
  • Sus sentidos están más desarrollados (por ejemplo: es más sensible a los sonidos).
  • Tiene muy buena memoria.
  • Poca tolerancia a la frustración.

¿Cómo tratar el síndrome de Asperger?

El SA, al ser una condición neurológica y no una enfermedad, no tiene cura. Sin embargo, sí es posible tratar al niño mediante las siguientes acciones:

  • Terapias para que aprenda muchas de las cosas que no pudo mientras desarrollaba. Una de ellas es a socializar y a ser más afectivo con los demás.
  • Medicamentos para sobrellevar la depresión y la ansiedad, dos consecuencias del AS.

Si tienes un niño con los síntomas antes mencionados, es necesario que lo lleves al médico cuanto antes para que pueda darte las pautas necesarias para ayudarlo en su desarrollo. Recuerda que necesita todo tu apoyo.

¡Saludos!
Malena Rivera

Imágenes: Justin5Minutes, WomensForums.

Compartir

Participa dejando tus comentarios