¿Cómo mantener limpia la piel de tu bebé?

La piel de tu bebé recién nacido es delicada. Su limpieza debe ser muy cuidadosa, evitando frotarla fuerte y utilizando productos libres de sustancias dañinas.

Es importante cuidar la higiene de tu bebé desde el nacimiento, ya que al nacer, su piel es muy delicada y la barrera que la protege aún no se ha desarrollado por completo. Ten en cuenta estas recomendaciones básicas:

 

 

  • Así lo bañes en una bañera o uses una esponja, debes cerciorarte de secar bien su ombligo y no dejar ningún resto de humedad. Tapa su ombligo con una gasa y elimínala después del baño.
  • Si vas a meterlo a una bañera, no lo dejes en el agua por mucho tiempo. Al menos hasta que se le caiga el cordón.
  • El agua debe estar a unos 37º C y la temperatura ambiente en torno a los 22º C.
  • No frotes su piel, es muy delicada, es suficiente una esponja o toallita suave.
  • No hace falta bañarlo todos los días, hasta la llegada de los primeros gateos.
  • Si no lo bañas todos los días, asegúrate de hacerle una limpieza adecuada de la zona íntima tras cada cambio de pañal. En casa, es mejor usar agua y jabón en lugar de toallitas. Recuerda que debes limpiarlo de delante hacia atrás.
  • Pon especial atención en los pliegues de su piel, manos y cara.
  • El pelo, si es que tiene, tampoco es necesario lavarlo todos los días. Es suficiente con 2 o 3 veces a la semana.
  • Sécalo con mucho cuidado, dando suaves toquecitos. Nada de frotar. Asegúrate de secar toda la humedad de su cuerpo.
Fuente: https://espanol.babycenter.com