¿El verano y tu bebé llegaron al mismo tiempo?

Cuando pensamos en verano, a nuestra mente vienen las altas temperaturas y el intenso calor. Sin embargo, esto no es algo nuevo y hasta se podría decir que después de un frío invierno, esperamos al verano como un aliado salvador.
Pero ¿qué pasa cuando nuestro médico programa nuestra fecha de parto en pleno verano?
La historia cambia.

Ya de por sí tener un bebé es un gran reto, tenerlo en verano con el sofocante calor sobre nosotras ¡es otra cosa mariposa!

Pero no se preocupen chicas, que les traigo unos consejitos para que le hagan frente a esta gran aventura calurosa airosas, como todas unas súper mamás.

 

– La higiene y limpieza; en el verano tu bebé transpira más y esto puede ocasionar infecciones en la piel y sarpullidos. Así que báñalo más seguido teniendo especial cuidado de la zona del cuello, axilas y pliegues en su cuerpito además de limpiar regularmente sus manitos.  


– Para ayudar a mantener a tu bebé fresquito y cómodo vístelo con ropitas de algodón sueltas y si saldrán fuera de casa ponle un gorrito para proteger su carita.

 

– Hasta las 6 meses que tu bebé está en lactancia exclusiva, no necesitará tomar agua ya que tu leche le brindará toda la hidratación que necesita. Pero eso sí, el calor hará que tu bebé necesite alimentarse más seguido y por periodos cortos ya que el calor hará que sienta sed con frecuencia.


– Tu casa debería de ser el paraíso de tu bebé, antes de su llegada revisa que esté lista para él. Elimina cualquier posible lugar de brote de mosquitos, revisa si hay espacios en puertas y ventanas por donde puedan entrar insectos y mantén la casa fresca.

 

Espero que estos consejitos les ayude a que este gran reto de ser mamis en temporada veraniega les sea más llevadero.

Fuente:
http://www.mychildmagazine.com.au/newborn-care-for-summer-babies/